La Fundación Beti Gizartean, en todas las iniciativas de Intervención Social que viene promoviendo y apoyando, como eje transversal que da fundamento a todo, considera nuclear la dimensión formativapara garantizar el “qué”, el “cómo”, y el “desde dónde” de toda su acción social.

Es consciente de que la formación es la que posibilita la conciencia y conocimiento de la realidad y, ahí, de cómo se sitúa en el contexto histórico en el que se mueve, qué sujeto de intervención llega a ser. Los lugares que promueve busca que puedan ser espacios de gran conciencia activa de la realidad, atentos a las cuestiones críticas donde se juega lo humano.

Le mueve la inquietud de crear una plataforma abierta como pensamiento activo en lo social, que integra teoría y praxis. Hace suyo el compromiso de intervenir activamente en la historia desde esa simultaneidad entre pensamiento y acción, entre las nuevas comprensiones de la realidad y la voluntad de proyecto.

Mantiene una prioridad clara de crear una estructura de pensamiento social, que pueda establecer unas claves que sirvan de guía en la acción social en la que se implica, y en diálogo y relación con otras personas y redes que trabajan en lo social.